FAIL (the browser should render some flash content, not this).

Radio EcoSolidaria

Here is the Music Player. You need to installl flash player to show this cool thing!

¿Qué es Solyeco?

Catálogo

Humor

humor-chistes-fondo-monetario-internacional-fmi_eneko el-roto-ayuda-alimentaria riqueza-pobreza-brecha imperialismo-mcdonals bancos-chistes politicos

Contenidos con la etiqueta ‘técnica’

El avance de la técnica es de los débiles

20 agosto, 2014 @ 12:07
malagasolyeco
2014211_Tecnica4

técnica y solidaridad

Los últimos de la tierra son los que más han aportado a la ciencia y al avance técnico, así lo demuestran datos de transferencia de conocimientos o de robo de cerebros a los empobrecidos.

En este tercer día del curso sobre técnica y solidaridad en el mundo del trabajo, dentro del Aula Malagón-Rovirosa, se afirmó que somos única la especie que tiene conciencia y por tanto que es objeto de solidaridad… El hilo conductor de la conciencia humana ha generado el progreso de la humanidad, se señaló.

La conciencia humana permite que la técnica se ajuste a la justicia; en la medida que esto no sucede, surge la injusticia y el aplastamiento de los últimos.

read more

Hindú crea una nevera que funciona sin electricidad

12 marzo, 2014 @ 11:20
malagasolyeco
POR MANZANA
Fuente: www.ecocosas.com
Actualmente las neveras representan alrededor del 30% del consumo total de energía en nuestros hogares, estos aparatos tan necesarios representa un gran parte del consumo eléctrico. Sin embargo, en la India, el artesano Mansukhbhai Prajapati creó un refrigerador que no requiere electricidad ni enchufes para trabajar.
El artesano trabajó en la fabricación de envases de cerámica para el almacenamiento de agua fresca en el verano y señaló que el material mostró eficiente, incluso en el intenso calor del verano, con temperaturas que suelen alcanzar los 40 ° C. Así que, pensó, “¿Qué tal una nevera de cerámica?”.

Si analizamos las causas de deriva del sector ecológico hacia grandes superficies y monocultivos, pueden ser muchas pero, analizando el modo de operar de la certificación por tercera parte, que es el mecanismo oficial para reconocer como ecológica una producción, podemos encontrar fundamentalmente dos, derivadas de la compleja estructura de funcionamiento de las entidades técnicas de intermediación en la garantía: los elevados precios del servicio y los elevados niveles de burocracia. Ambos son similares para cualquier operador, independientemente de la superficie o la producción que maneje y del número de empleados/trabajadores con los que se maneje el predio. Además, tanto los costes como el nivel de burocracia aumentan en función de la diversificación productiva. De esta forma, la certificación por tercera parte penaliza e, indirectamente, excluye a la agricultura familiar diversificada.
Desde las visiones agroecológicas, el problema de la certificación por tercera parte es fundamentalmente político, ya que representa
un mecanismo de garantía nada transformador y profundo a nivel socioeconómico y ecológico. La principal causa es su propia lógica de funcionamiento: en la generación de confianza entre producción y consumo, ambos grupos de actores son relegados a un papel pasivo, instaurando la lógica de la delegación de responsabilidades en una figura y un procedimiento de intermediación de carácter técnico. En este sentido, no potencia ni valora procesos de organización y articulación social, sino que simplemente los ignora. La garantía se transforma en el pago de un servicio de auditoría, excluyendo otros modos de confianza basados en la sistematización de relaciones de apoyo mutuo y de solidaridad, o en un control social comunitario.
La responsabilidad asumida por la figura técnica de intermediación es dar garantía de que lo que se intercambia cumple unas
determinadas normas establecidas. Para ello, establece un procedimiento de control que es considerado insuficiente, ya
que se centra en una visita anual, de unas horas, por parte de una persona técnica ajena al territorio.
Esta debilidad se ve agravada en aquellos contextos donde se privatiza la generación de credibilidad: cuando son empresas
privadas las que gestionan la cuestión de la garantía en las producciones ecológicas.
Aparte de sus debilidades intrínsecas, la certificación por tercera parte impone una dependencia absoluta de los territorios y las personas de entidades externas.
De esta forma se imponen en la garantía unas relaciones de poder verticales, en las que las personas productoras y consumidoras
ocupan el último eslabón. Además, es un procedimiento no transparente, donde prima la confidencialidad, impidiendo procesos de valoración o de rechazo sociales que representan mecanismos básicos de articulación social.
En lo que respecta al concepto de producción ecológica que subyace en estos mecanismos, son procedimientos que no dan garantía de un sector ecológico sustentable. Los estándares en los que se basan sus evaluaciones y su modus operandi frenan y desincentivan el desarrollo de propuestas agroecológicas en los territorios, por dos características fundamentalmente:
a) están basados en unos indicadores simplistas, para facilitar su evaluación en las cortas visitas de inspección; establecen la garantía como un examen, que se aprueba o se suspende, sin establecer recomendaciones ni fomentar procesos de mejora. En este sentido, premian unos modos de manejo de los recursos naturales que con cumplir unos mínimos (poco agroecológicos ya que se centran en
la sustitución de insumos) podrán utilizar el distintivo y, además, no valoran procesos de mejora continuada hacia formas más ecológicas de manejo de los recursos naturales. En este sentido, cabe destacar que la producción ecológica que se evalúa oficialmente no contempla criterios de tipo social y laboral. Se conciben como ámbitos diferenciados la ecología natural (con una
acepción muy limitada, a su vez) y la equidad – justicia social.
Por último, cabe destacar que lo que representa una obligación a nivel legal y una necesidad en muchos de nuestros contextos se convierte en un perjuicio para la producción y el consumo. Para la primera, porque asume unos costes y un nivel de burocracia
elevados por un servicio que no les aporta ninguna ventaja, más allá del uso de un identificativo cuyo sentido en ocasiones les resulta insuficiente; para la segunda, porque incrementa el precio de estos productos.

Autora: Mamen Cuéllar Padilla. Reseña elaborada basandose en la tesis doctoral de Mamen Cuellar
Miembro del equipo del isec. Universidad de Córdoba. Implicada en el proceso de spg andaluz.

Fuente: revista Facpe.

Conseguir un lavado eficaz de la ropa

26 enero, 2012 @ 19:38
malagasolyeco

Para asegurar la mayor eficacia en la limpieza:

  • No sobrecargues la lavadora. Comprueba que tu mano cabe holgadamente entre la colada y el tambor.
  • Es recomendable pretratar aquellas manchas que sean difíciles de eliminar, para un eficaz lavado de la ropa.
  • Dosifica correctamente el detergente. Sigue las instrucciones del fabricante de tu lavadora, y comprueba la dureza del agua en la zona en la que resides. En aquellas zonas donde haya agua dura, necesitarás utilizar más dosis de la normal, para un resultado óptimo.
  • Seca tu ropa blanca al sol. El sol dispara la luminosidad de la ropa blanca, así que si puedes secarla al sol, no lo dude ni un instante y hazlo.

Para proteger los tejidos:

  • En la medida de lo posible, lava en agua fría, pues a temperaturas bajas, el agua es menos agresiva con la ropa, y se minimizan los riesgos de desteñido y encogimiento.
  • Separa la colada por colores. Algunas prendas de color pueden desteñir, si su tinte es inestable durante el lavado. Siempre que tengas dudas con una prenda nueva, lávala a mano, antes de unirla a tu colada.
  • Utiliza el ciclo de lavado corto. En un ciclo corto, la ropa está sometida a menor agitación, con lo que con este tipo de lavados, se prolonga la vida de las prendas.
  • Tiende la ropa delicada, en lugar de utilizar la secadora. Aunque resulte muy cómoda, la secadora es agresiva con los tejidos, al funcionar de forma intensiva proyectando aire caliente, y agitando todavía más la ropa.

Para ahorrar dinero:

  • Lava la ropa en agua fría. Es la lavadora la que calienta el agua, de tal forma que si evitas esto, lavando con agua fría, puedes ahorrar hasta un 50% en consumo eléctrico. Tan solo debes asegurarte de utilizar un buen detergente, y así evitar tener que lavar de nuevo.
  • Dosifica el detergente en función de la suciedad de la colada. Si no tienes manchas profundas, puedes utilizar en tu colada, menos detergente del habitual.
  • Lava en ciclo corto. Elige un ciclo corto de lavado, cuando la suciedad de tu colada no sea muy grande. De esa forma, puedes conseguir ahorros de hasta un 30% en consumo eléctrico, y de un 20% en consumo de agua.
  • Procura no poner la lavadora a media carga, porque estarías gastando el doble, para lavar la misma cantidad de ropa. Aprovecha por tanto, y pon la lavadora, cuando la tengas llena de ropa.
  • Al finalizar la vida útil de tu lavadora, y tener que cambiarla, elige una de bajo consumo. Con las lavadoras de bajo consumo puedes ahorrar hasta un 70% en consumo de agua, y un 24% en consumo eléctrico. Busca en la simbología del fabricante de la lavadora, el nivel A, B, o C, que indica el grado de eficiencia energética (de mejor a peor, respectivamente).